Hablamos de...

Piel sensible: una realidad compleja

Resources\Visuels\V4\Headers\Articles\INT\v_header_focuson_default.jpg

La piel sensible experimenta múltiples síntomas:  rojeces, picores, irritación, sensaciones de ardor, etc. Se caracteriza su gran reactividad. Para mejorar su confort siempre hay que respetar su fragilidad.

Síntomas

Una reacción de la piel

La piel sensible es más vulnerable a los ataques externos y se caracteriza por una reacción extrema a factores normalmente bien tolerados. Se puede reconocer por diversos síntomas y puede presentar diferentes grados de severidad. Por ejemplo, la piel manifiesta rojeces y picores, tirantez, sensaciones de ardor o calor, llegando incluso a notar sensación de quemazón.

Orígenes

No hay solo uno, sino varios tipos de piel sensible.

Diferentes factores, tanto aislados como combinados, pueden explicar las razones que existen detrás de esta sensibilidad. Las causas pueden ser:            

  • vascular. Unido a la fragilidad de las paredes de los capilares sanguíneos de la zona media del rostro,  y bajo la influencia de factores externos como las comidas especiadas, muy calientes o las bebidas alcohólicas.
  • medioambientales. El viento, la sequedad, el frío, el sol o la contaminación pueden provocar sensaciones de picor o quemazón.
  • contacto. Una reacción en la piel se puede producir al aplicar alguna sustancia que contenga un ingrediente que no sea bien tolerado. Es el caso de las aguas "duras", por ejemplo.
  • atópica. La piel que padece este tipo de ezcema está predispuesta a manifestar una reactividad excesiva.

Tratamientos

Objetivo: hidratar la piel y reducir su sensibilidad

Algunos gestos son fundamentales para cuidar la piel intolerante y mantener diariamente su confort:      

  • Limpia la piel suavemente, usando productos que respeten el equilibrio fisiológico de la piel.
  • Usa productos especiales para la piel sensible
  • un tónico suavizante y calmante, como primer paso para refrescar la piel por la mañana y completar la limpieza
  • Utiliza agua termal rica en selenio, para fijar el maquillaje, como toque final, con una ligera pulverización a 25 cm del rostro.
  • Elige un maquillaje hipoalergénico que hidrate la piel y reduzca su sensibilidad
Para más información, no dudes en consultar a tu dermatólogo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin

Recommended for you

See all articles