PARA MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PIELES SENSIBLES.

INFO ATOPIA

El eczema atópico o dermatitis atópica, es un trastorno común de la piel que a menudo comienza a los tres meses, pero que también puede desarrollarse más temprano.   
Info Atopia pretende ayudar a las personas, niños y sus familias a entender mejor esta enfermedad de la piel y a mejorar su salud y calidad de vida a través de artículos, consejos, y relatos personales.

Entender la enfermedad

La palabra "atopia" proviene del griego "a" que significa "sin" y "topos" que significa "lugar".

"Sin lugar" es una perfecta forma de describir esta enfermedad difícil de entender.

La atopia es una predisposición genética a las alergias, conocidas como historial familiar atópico. Casi un 80% de niños con eczema tienen un historial familiar.

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel.
Los pacientes atópicos (50 millones de personas se ven afectadas en Europa, y hasta un 20% de niños a nivel mundial) poseen una permeabilidad de la piel defectuosa y un sistema inmunológico hiperreactivo y desequilibrado. La piel se encuentra seca, sensible e hiperreactiva.

La Filagrina, una proteína de la piel cuya función es asegurar la adhesión entre las células de la capa más exterior de la piel, es deficiente.
Además, la piel carece de los lípidos que normalmente se encuentran en su superficie y que la protegen de potenciales alérgenos.

Bajo estas circunstancias, agentes irritantes que se encuentran en el medio ambiente y que son normalmente tolerados, como por ejemplo el polen, el polvo y ciertos productos de higiene, pueden penetrar la piel y causar un brote de eczema.  

La enfermedad suele ocurrir después (y a veces antes) de los 3 meses de edad y puede durar entre algunos meses y varios años, dependiendo de cada niño. Sin un tratamiento adecuado, el círculo vicioso de picor se instala: la barrera de la piel se deteriora aún más, permitiendo a más alérgenos e irritantes penetrar la piel y generar más picor.

A pesar de ello, pocos casos persisten en la adultez: la mitad de los niños con eczema atópico antes de la edad de un año, están curados al cumplir los cinco, aunque la piel estará aún muy seca durante los siguientes años.

Hablar
de la
experiencia

Aunque no es una enfermedad crítica, la dermatitis atópica tiene un impacto en la vida diaria. 
Padres ansiosos y niños cansados: la dermatitis atópica puede perturbar la rutina familiar debido a sus restricciones, las atenciones y cuidados que requiere y el incesante rascado que agrava los síntomas y  hace que las noches sean cada vez más difíciles.
No solamente es una intensa preocupación diaria para los padres,  los hermanos también pueden sentirse abandonados cuando la familia para de participar en actividades que pudieran interferir con la salud de un niño atópico, tal como los deportes al aire libre (la transpiración y la exposición al polen inflaman las zonas de eczema) y viajes a la piscina o la playa (sensación de quemazón causada por el cloro y la sal).

Entender
el tratamiento

Un tratamiento dermatológico en dos fases
La piel necesita agua y lípidos varias veces al día  (incluso cuando no hay lesiones) para poder restaurar la barrera natural que la protege de los alérgenos. Durante los brotes, las cremas a base de cortisona reducen efectivamente las lesiones. Recetados por dermatólogos, estos tratamientos mejoran mucho la calidad de vida del paciente atópico cuando se toman de forma apropiada. Cremas emolientes para combatir la sequedad y restablecer la barrera natural
Se deben aplicar estas cremas varias veces al día en zonas no inflamadas. Éstas luchan contra la sequedad de la piel aliviándola, y reduciendo el picor. Esta rutina diaria se recomienda también para evitar brotes. Aplique la crema aún cuando la piel parezca sana. Cremas de corticoides para detener la inflamación
Durante los brotes, las cremas de corticoides deben aplicarse sobre las zonas inflamadas con el fin de aliviar y reducir el malestar y el rascado. En algunos países, la cortisona no está bien vista debido a sus supuestos efectos secundarios: retención de agua, trastornos del sueño, una tasa de crecimiento más lenta, etc. Sin embargo, estos fenómenos solamente conciernen a aquellos corticoides administrados por vía oral. La cortisona en crema permanece en la superficie de la piel. Sin embargo, la cortisona no debe aplicarse sobre zonas libres de lesiones pues afina la piel y podría debilitarla.  Si el test alergénico da positivo se recomienda, por ejemplo,  un tratamiento anti-histamínico agregado por el médico.